Imprimir esta página
Viernes, 23 Febrero 2018 00:36

Propuestas para incentivar la investigación de nuevos tratamientos para enfermedades raras y aplicarlos como primera opción terapéutica

Valora este artículo
(0 votos)

Desde el Foro InnovaER se ha instado a incluir partidas específicas para la investigación en los Presupuestos Generales del Estado e incluso incentivar el mecenazgo o la exención fiscal como medida para favorecer la financiación de proyectos de investigación en nuevos tratamientos para este tipo de enfermedades.

Esta propuesta, expuesta por Juan Carrión, presidente de la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), fue ha sido una de las medidas concretas escuchadas en este espacio de debate sobre propuestas de innovación en el ámbito de las enfermedades raras, promovido por la Fundación Mehuer y Janssen, que estrenó su cuarta edición en Sevilla a finales de enero con una sesión dedicada a la oncología y las patologías de baja prevalencia.

Junto con el fomento de la investigación, la financiación y la eliminación de barreras en el acceso a los tratamientos innovadores fueron otros de los aspectos más relevantes abordados en este foro de debate, en el que también se insistió en la necesidad de establecer un presupuesto estatal, gestionado desde el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, para la adquisición de tratamientos para enfermedades raras.

Actualmente, la adquisición de estos tratamientos se hace con cargo al presupuesto de los hospitales, “lo cual compromete seriamente la viabilidad de estos”, recordó Manuel Pérez, presidente de la Fundación Mehuer, quien destacó que si se adquirieran en base al presupuesto de Sanidad representarían menos del 4% del gasto farmacéutico.

Otros de los ponentes participantes en esta cita, el Dr. Francisco Javier Capote, hematólogo e investigador del Hospital Puerta del Mar, abogó por implementar aquellos tratamientos más innovadores como primera línea de tratamiento y no como opción posterior, “precisamente en un momento de la enfermedad en el que ya tal vez podamos hacer poco”.

Consciente de la notable inversión económica que ello requiere, este especialista recordó que apostar por esos tratamientos se traduciría a la postre en una reducción de otros gastos complementarios en la atención a los pacientes, por lo que hizo un llamamiento a “todas las partes implicadas a estudiar en detalle esta idea y alcanzar una postura de consenso con el fin de garantizar la mayor calidad de vida al paciente”.

Fuente: Fundación Mehuer

Visto 715 veces